Carreras de este siglo por Roberto Moreno

¿Me generará este programa la movilidad social que espero? ¿Cuál será la tasa de retorno a mi inversión en educación? Estas son cuestiones que preocupan a muchos. ¿Cómo debemos enfrentar los planes de carrera? ¿Hasta dónde son valederas las expectativas sociales sobre el valor y relevancia de un grado académico? ¿Qué esperan la sociedad y los empleadores? ¿Qué competencias se requerirán de los futuros profesionales? ¿Qué podemos hacer para asegurar que las estrategias de desarrollo económico empalmen mejor con aquellas de generación de capital humano? Es frecuente escuchar acerca de los cambios dramáticos que se están dando en el campo laboral, resaltándose que muchos de los empleos actuales no existían hace pocos años y que muchos de los trabajos del futuro aún son inciertos. Los líderes académicos y empresariales también se refieren muy seguido a la existencia de una “brecha de destrezas”, que conduce a una baja disponibilidad de candidatos calificados para llenar las ofertas laborales. Además, hay un sentimiento de que las personas caen pronto en obsolescencia, lo cual les exige una educación constante, a lo largo de sus vidas. Pero este no es solo un problema para quienes se formaron décadas atrás. Es común escuchar que parte de la inducción al trabajo de los colaboradores recién egresados de las casas de estudio conlleva llenar vacíos de formación y el desarrollo de competencias. Esto es alarmante, pues los profesionales “recién salidos del horno” debiesen estar listos para integrarse a esta nueva etapa de sus vidas y funcionar satisfactoriamente.

La “Crónica de Educación Superior” publicó recientemente un interesante reporte sobre esta situación, titulado “Preparing Students for 21st-Century Careers”. El documento presenta el análisis de una mesa redonda realizada en mayo de este año en Washington D.C. El panel de expertos incluyó a especialistas vinculados con iniciativas de desarrollo para la fuerza laboral, gestión de talento humano, sistemas de acreditación de graduados y programas de ubicación e inserción profesional. La discusión trajo a colación las necesidades y perspectivas de un amplio grupo de poblaciones, incluidos jóvenes universitarios de primer ingreso y los que están próximos a terminar sus carreras, así como a estudiantes adultos, quienes han vuelto al salón de clase para ponerse al día. La agenda giró en torno a cómo promover oportunidades y asegurar una adecuada preparación para la carrera, cómo integrar el esfuerzo con la experiencia educativa y cómo replantear los aprendizajes, basados en el trabajo. Se resaltó la necesidad de fortalecer la comunicación y la colaboración entre las universidades, las industrias, los empleadores y diversos grupos de la sociedad civil. Hay conclusiones valiosas para ayudar a que las personas puedan avanzar en sus carreras. En general, los estudiantes requieren más información sobre los grados, credenciales o capacitaciones que les permitirían una mejor inserción laboral. Hay que tender más puentes entre la economía y la oferta académica. La conversación evidenció el surgimiento de enfoques novedosos y alianzas que están dando frutos. La incorporación de certificaciones en los planes de estudio, el involucramiento de miembros del sector privado en consejos asesores de programas académicos y la realización de micropasantías en distintos cursos son algunos ejemplos de estrategias exitosas. Es claro que será necesario mantener abiertos los canales de comunicación, que habrá que ofrecer diversas opciones y que las personas deberán reinventarse varias veces para acoplarse al mundo cambiante al que pertenecen. Sus capacidades de innovación y de emprendimiento jugarán un papel preponderante en su éxito, que en algunos casos dependerá de poder acoplarse a un empleo y en otros a poder generar oportunidades y abrir espacios.

https://elperiodico.com.gt/opinion/2019/07/05/carreras-de-este-siglo/

 

Añadir nuevo comentario

7
E
C
c
e
5
Ingrese el código sin espacios.

10 calle 3-17 zona 10, Edificio Aseguradora General, nivel 5. Teléfono: (502) 2362-3210 Correo electrónico: exe@empresariosporlaeducacion.org