Competitividad para fomentar oportunidades por Juan Carlos Zapata

La semana pasada se publicó la última edición del Índice de Competitividad Global 2018 por parte del Foro Económico Mundial.  La nueva metodología que comienza a acoplarse a la llamada Cuarta Revolución Industrial, definida por el Dr. Schwab como “la transición hacia nuevos sistemas que están construidos sobre la infraestructura de la revolución digital”, refleja cambios importantes.

Resaltan cuatro áreas en doce pilares de la competitividad: un ambiente favorable (instituciones, infraestructura, adopción de tecnologías y estabilidad macroeconómica), capital humano (salud y habilidades), los mercados (mercado de los productos, laboral, financiero y tamaño del mercado) y el ecosistema de innovación (dinamismo de las empresas y la capacidad de innovación).

Con esta nueva metodología, los cinco países más competitivos del mundo son: Estados Unidos, Singapur, Alemania, Suiza y Japón. En el caso de América Latina resaltan: Chile (en la posición 33 de 140 países evaluados), México (46), Uruguay (53), Costa Rica (55) y Colombia (60). En el caso del llamado Triángulo Norte de Centroamérica, Guatemala retrocedió cinco posiciones y se ubica en el puesto 96 de las 140 economías analizadas, El Salvador se mantiene en la posición 98 y Honduras mejoró dos posiciones a la 101.

Para poder mejorar la competitividad en Guatemala, es urgente que se implemente la Política Nacional de Competitividad 2018-2032, que fue publicada en febrero de este año y que se cumplan las acciones necesarias para mejorar la competitividad en cuatro pilares importantes: fortalecer las instituciones, aumentar el capital humano, mejorar la capacidad del país para adoptar nuevas tecnologías y mejorar nuestra capacidad de innovación.

En el pilar institucional, es urgente que las autoridades de seguridad y justicia se enfoquen en desmantelar las bandas de crimen organizado y fomenten mayor presencia del Estado a lo largo de la Franja Transversal del Norte, una ruta clara por la cual pasa la mayor cantidad de drogas hacia los Estados Unidos y que limita la inversión en los departamentos de Huehuetenango y Quiché. Llama la atención, por ejemplo, la inacción de las autoridades ante los recientes ataques en San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, de grupos que actúan al margen de la ley y que claramente se relacionan con narcotráfico y tráfico de personas.

Así mismo, necesitamos que se apruebe la Ley General de Infraestructura Vial que ya está en el Congreso, que permitirá aumentar la inversión en carreteras en el país, para conectar a tantas comunidades que hoy están marginadas.

En el caso del pilar relacionado al capital humano, debemos ampliar la red del primer nivel de salud e incrementar la inversión en la ventana de los mil días, para reducir la desnutrición crónica y mejorar la calidad educativa, dos rezagos importantes que afectan la competitividad.

El pilar de adopción de las tecnologías de la información y la comunicación requiere que se adjudique de manera transparente, las frecuencias AWS destinadas a tecnología de la red 4G para aumentar la cobertura de internet de alta velocidad en telefonía móvil, que hoy es solo del 13.9 por ciento.

Por último, el pilar que evalúa nuestra capacidad de innovación, debemos ser capaces de aumentar el número de patentes que tiene el país, incrementando la inversión en investigación y desarrollo.

Solo enfocándonos en las acciones que fomentan la competitividad, aumentaremos los ingresos reales de la población y con ello las personas dejarán de sentir la necesidad de migrar hacia países más competitivos.

https://www.prensalibre.com/opinion/opinion/competitividad-para-fomentar-oportunidades

Añadir nuevo comentario

f
4
b
B
1
w
Ingrese el código sin espacios.

10 calle 3-17 zona 10, Edificio Aseguradora General, nivel 5. Teléfono: (502) 2362-3210 Correo electrónico: exe@empresariosporlaeducacion.org