"Otra vez las pensiones…" por Verónica Spross de Rivera

"Otra vez las pensiones…" por Verónica Spross de Rivera

Sorpresivamente los regímenes de pensiones son noticia nuevamente.  Es preocupante que la discusión en el Congreso de la iniciativa de ley 5563, que pretende realizar reformas al Decreto número 63-88, Ley de Clases Pasivas Civiles del Estado, lleve a que el Magisterio haga el llamado a manifestar en la ciudad capital por estar en contra de dicha iniciativa. 

El régimen de Clases Pasivas Civiles del Estado es muy antiguo.  Funciona como un sistema de pensiones de reparto simple, es decir, lo que ingresa como cotizaciones de los trabajadores activos se usa para el pago de los pensionados.  No existe una reserva.  Lo que aportan los trabajadores como un porcentaje de su sueldo más lo que aporta el Gobierno como patrono constituyen los ingresos de régimen.  Sin embargo, como los fondos no alcanzan año con año para el pago de los beneficios del régimen se programa un aporte del gobierno al esquema.  

En el presupuesto anual del Gobierno, incluido en el del Ministerio de Finanzas Públicas se incluye una importante asignación para cubrir la diferencia entre los aportes laborales y el monto requerido para el pago de todos los jubilados y pensionados exempleados gubernamentales.  Esos fondos provienen de los impuestos que aportan todos los ciudadanos contribuyentes y tienen un costo de oportunidad, es decir podrían ser destinados a los programas para el desarrollo de la primera infancia o para dotar de materiales, textos y tablets para los estudiantes de las escuelas.

En este año, los trabajadores aportan Q2.983 millardos por medio de sus cotizaciones y el aporte patronal del Gobierno es de Q60 millones.  En la parte de los egresos, el presupuesto vigente para sufragar el pago de los beneficios del régimen de Clases Pasivas Civiles del Estado es de Q5 mil 850.6 millones.  Es decir que este año se requiere un subsidio o aporte de los impuestos para el pago de los jubilados del Estado de Q2 mil 807 millones.  Es un monto elevado y que ha venido creciendo año con año.  De allí deriva la necesidad de modificar la ley para que el régimen tenga más ingresos y se ponga límite al déficit creciente, que como un juego de pacman va absorbiendo (o comiendo) cuanto quetzal se le presenta en el camino.

Uno de los cambios de dicha iniciativa radica en la revisión de rangos salariales y el porcentaje del sueldo o salario que debe aportarse como cuota laboral para sufragar las pensiones.  En la ley vigente los porcentajes son crecientes según el rango salarial, comenzando en 9 por ciento y llegando a 15 por ciento para quienes tienen salarios mayores a los Q10 mil.  En la iniciativa de ley 55 el porcentaje mínimo para los rangos menores será del 11 por ciento y el porcentaje para los salarios del rango mayor se estaría fijando en 20 por ciento.    

Al ver la realidad del régimen de Clases Pasivas Civiles del Estado resulta necesario abordar la necesidad de una reforma, que tenga visión de largo plazo.  Es decir, que lleve a la organización de un régimen plenamente financiado.  Y, otro ángulo del análisis es: quién puede administrar los ahorros de los trabajadores para poder realizar adecuadas inversiones y que de allí se logren fondos suficientes que van acumulándose a lo largo de la vida laboral para que se pueda sufragar una pensión adecuada.  En otros países se cuenta con diversas opciones de administradores de fondos de pensiones que van haciendo un buen trabajo en el manejo de los fondos de ahorro previsional.  Generemos un diálogo en torno a este problema, y seamos de mente abierta para buscar la mejor solución, que provea pensiones adecuadas, con una sostenibilidad realmente sustentada. 

Este es un tema clave para la sanidad de las finanzas públicas del país, y es fundamental para los trabajadores saber que el régimen al cual aportan permitirá pensiones dignas y sostenibles, que se financien por medio de los ahorros y no requieren subsidios del presupuesto de la Nación.  Lo que no conviene es dejar de dar clases y afectar a los estudiantes en su proceso de aprendizaje, especialmente cuando se están realizando estrategias para recuperar los aprendizajes no alcanzados por la pandemia.  Será mejor realizar un análisis y un diálogo informado donde se planteen las opciones reales que se tienen para el régimen Clases Pasivas Civiles del Estado y que su creciente necesidad de fondos no ponga en peligro la situación macroeconómica del país y el clima de negocios.

https://elperiodico.com.gt/opiniones/opinion/2023/05/05/otra-vez-las-pen...

Añadir nuevo comentario

X
g
i
9
y
j
Ingrese el código sin espacios.

 

25 avenida 1-89, zona 15, VH 2, Edificio Insigne, nivel 17, of. 1702. Teléfonos: (502) 2319-8278, 3677-3498  Correo electrónico: exe@empresariosporlaeducacion.org