Retomar la atención a la primera infancia por Verónica Spross de Rivera

Al inicio del año, antes de que la pandemia nos cambiara la ruta de acción, se había lanzado la gran idea de unirnos en torno al combate a la desnutrición crónica. Se buscaba la unidad de los sectores del país para mejorar la nutrición de los niños e implementar la Ventana de los mil días, o acciones de salud orientadas a la madre embarazada y niños de 0 a 3 años.

Las estadísticas indicaban que uno de cada dos niños padecía desnutrición crónica antes de la crisis del COVID-19, siendo la situación más grave en las áreas rurales y donde se da la extrema pobreza. Sin embargo, el problema no es solamente de pobreza y ruralidad, sino también está vinculado a la falta de hábitos de vida saludable y a la formación de las madres de familia. Al haber transcurrido ya cinco meses del inicio de la pandemia se observa una preocupación por el posible agravamiento del problema por la situación económica que enfrentan muchos hogares, donde muchos han perdido el empleo o reducido sus ingresos ante la desaceleración económica.

Con base en los cuatro elementos de la Agenda Regional por la Primera Infancia, que se firmó en Bogotá, Colombia en 2016, se realiza el siguiente análisis de nuestra situación, en comparación con otros países de la región, donde se observan avances e iniciativas de interés para ser conocidas y aprender de sus experiencias.

Primero, es importante tener un claro liderazgo al frente de los programas de atención a la primera infancia y combate a la desnutrición crónica. El Presidente había comenzado el Gobierno como el vocero de la gran cruzada contra la desnutrición, pero de manera obligada debió enfocar sus baterías en la prevención y el combate a la pandemia del COVID. Y, el Ministerio de Salud no ha podido dar prioridad a los programas de salud preventiva dirigidos a las madres embarazadas y a los niños de 0 a 36 meses como primera prioridad. Debió reforzar la atención curativa para dar respuesta a la demanda de hospitalización para las personas contagiadas que requieren atención especial.

¿Será momento de retomar la cruzada contra la desnutrición? Pareciera que sí. Es necesario un enfoque hacia las familias y si se otorga ayuda tipo Bono Familia o  por el programa de alimentación escolar que otorga alimentos a los hogares con estudiantes es necesario vincularlos a una capacitación para mejorar la nutrición en el hogar, los hábitos de higiene y uso del agua potable para lavado de manos y para cocinar.  Hacerlo tendrá un doble impacto, evitar los contagios y ayudar en el combate a la desnutrición.

Una acción que se realiza en otros países es la constitución de alianzas o coaliciones para promover la importancia de la atención a la primera infancia. Estas ayudan a diseminar el conocimiento sobre intervenciones efectivas y contribuyen a socializar aprendizajes, compartir conocimientos y generar capacidades en las organizaciones cooperantes  que ayudan en la titánica tarea, siendo algunas fundaciones empresariales, asociaciones locales de desarrollo, o programas internacionales que dedican muchos fondos a ciertas regiones o comunidades. Es importante que los recursos, que siempre son escasos, se destinen a acciones efectivas con el menor costo posible. Estas alianzas también ayudan en la coordinación y cooperación, pudiéndose realizar economías de escala importantes, evitarse duplicaciones, y maximizar el impacto. No es solo del monto de recursos sino de la inteligencia como se hace la intervención.

Llevar a escala un buen programa es lo que va a permitir impacto. Anteriormente se han llevado a cabo programas como Creciendo Bien o Mejores familias, cuyos resultados son muy positivos en la formación de las madres y en el cambio de hábitos nutricionales y de salud. Entre las conclusiones de un análisis reciente realizado por el Diálogo Interamericano y compartido en seminario virtual con RedEAmérica están: Las inversiones deben hacerse con visión de largo plazo, medir los avances respecto de la línea base, tener programas de calidad, bien implementados y con participación activa de las madres como actores clave.

https://elperiodico.com.gt/opinion/2020/08/27/retomar-la-atencion-a-la-p...

Añadir nuevo comentario

9
F
h
S
P
F
Ingrese el código sin espacios.

 

25 avenida 1-89, zona 15, VH 2, Edificio Insigne, nivel 17, of. 1702. Teléfonos: (502) 2319-8278, 3677-3498  Correo electrónico: exe@empresariosporlaeducacion.org